• IVOOX
  • YouTube
  • Facebook
  • Instagram
CAJITASDEPROMESAS con GG.png
  • Conectarte con Dios

El Señor está cerca de los quebrantados de corazón, y salva a los de espíritu abatido. Salmo 34:18

A menudo deseamos poder escapar de los problemas: el dolor de la angustia, perdida, tristeza y fracaso, e incluso las pequeñas frustraciones diarias que constantemente nos abaten. Dios promete estar cercano a los quebrantados de corazón, ser nuestra fuente de poder, valor y sabiduría para ayudarnos a pasar a través de los problemas, algunas veces decide incluso librarnos de los mismos. Cuando los problemas te golpeen, no te decepciones de Dios. Por el contrario admite que necesitas la ayuda de Dios y agradécele por permanecer a tu lado.


No importa lo que esté pasando, ni importa lo que pasó anoche, si hoy a esta hora sientes tu corazón quebrantado, puedes acercarte al Señor y entregarle tus cargas, tus dolores, tus aflicciones y todo lo que te esté causando la situación que estás viviendo. Aunque tu mismo con tus decisiones lo hayas causado y aunque las cosas parezcan más desastrosas que nunca Dios toma el control si tú se lo entregas, pero debes entender que esto no es una mafia y que el capo te va a salir a defender de tus locuras a precio de tu esclavitud. Dios es un Dios de amor y un Dios de orden, un Dios de Libertad, si le entregas el control, el va a destruir tus planes antes de que ellos te destruyan a ti, va mostrarte el camino y te dirá por donde ir, te cerrará puertas que nadie puede abrir y te abrirá puertas que nadie puede cerrar, te hará libre, verdaderamente libre.


Oremos: Amado Padre, hoy te entrego mi pesada carga, lo que viví anoche, incluso ayer o toda mi vida no lo quiero seguir viviendo, quiero ser libre, quiero vivir feliz y reorganizar lo que en mi vida anda mal. Dios toma el control, te lo entrego totalmente, enséñame a conocerte, quiero aprender de ti y recibir lo que tienes para mí. Hoy me pongo a cuentas contigo y te doy gracias por la sangre que Jesús derramó en la cruz por mí y que hoy me da la libertad de acercarme a ti. En el nombre de Jesús. Amén.