• IVOOX
  • YouTube
  • Facebook
  • Instagram
CAJITASDEPROMESAS con GG.png
  • Conectarte con Dios

Devocional orando por tu esposo

DIA 6: POR SUS TENTACIÓNES La tentación está en todas partes hoy día y somos tontas si pensamos que nosotras o nuestros esposos no pueden ser seducidos de una forma u otra. La Biblia dice “El sepulcro, la muerte y los ojos del hombre jamás se dan por satisfechos” (Proverbios 27:20). Si eso es cierto, la tentación siempre es una posibilidad y tenemos que estar vigilando. Ciertas personas son tentadas por el alcohol y las drogas, otras sienten tentación por el dinero y el poder. Incluso otras encuentran que la adicción a la comida, la pornografía o la inmoralidad sexual son tentaciones irresistibles. El enemigo de nuestras almas conoce dónde está la debilidad de nuestra carne y él pondrá tentaciones a nuestro paso en los puntos más vulnerables. La pregunta no es si habrá tentación o no, sino cómo trataremos con ellas cuando surjan. Recomiendo orar en medio de ellas. Mientras que la oración puede o no detener a un hombre de hacer algo que él está determinado a hacer, sí puede disminuir las voces de la tentación y fortalecer su resolución puede pavimentar el camino para que él tome las decisiones correctas. La Biblia dice que Dios no nos tienta. Son nuestros deseos quienes nos atraen a lo que nos seduce. Ellos son los que nos hacen pecar y traer muerte a nuestras vidas. Pero “dichoso el que resiste la tentación porque, al salir aprobado, recibirá la corona de la vida que Dios ha prometido a quienes lo aman” (Santiago 1:12) Dios desea que pasemos por tentaciones por que Él desea bendecirnos. Pero Él necesita saber si puede confiar en que nosotros escogeremos sus caminos en lugar de nuestros deseos carnales. Él siempre nos dará la salida si la deseamos de corazón cuando buscamos de Él. El mejor momento de comenzar a orar por esto es antes que algo suceda. Jesús instruyó a sus discípulos que “vigilen y oren para que no caigan en tentación. El espíritu está dispuesto, pero el cuerpo es débil” (Marcos 14:38) . Si tu esposo lucha en ciertas áreas, ora para que él desee tener compañeros de oración santos con quienes pueda compartir con sinceridad, dar cuenta y recibir oración. Una confesión abierta delante de Dios y de otros creyentes hace más para minimizar el poder del tentador que cualquier otra cosa. Desdichadamente, muchos hombresson reservados para revelar lo que les tienta más y de esta forma se cierran a lo mismo quepudiera protegerlos. Si después de todo lo que oras, tu esposo aún cae en las manos del tentador, no te culpes. La decisión al final es de él. Él ha escogido caminar en la carne y no en el Espíritu. “Así que les digo: Vivan por el Espíritu y no seguirán los deseos de la naturaleza pecaminosa. Porque ésta desea lo que es contrario al Espíritu y el Espíritu desea lo que es contrario a ella. Los dos se oponen entre sí, de modo que ustedes no pueden hacer lo que quieren” (Gálatas 5:16-17) Nodejes de orar por él. No importa lo desesperado que luzca cuando lo veas que es tentado una y otra vez, tú sabes que Dios ha provisto la manera de escapar y puede que tú seas el instrumento que Él usará para ayudarlo a él a encontrarla. Si no hay problema de tentaciones en tu matrimonio, da gracias y ora para que siga de esa forma. ORACIÓN: POR SUS TENTACIONES Señor, oro para que fortalezcas a mi esposo para que pueda resistir cualquier tentación que venga a su camino. Quítala de su mente antes que alcance su corazón o experiencia personal. No lo guíes en tentación, sino líbralo de males tales como el adulterio, la pornografía, las drogas, el alcohol, la adicción a alimentos o juegos y perversión. Quita la tentación en especial en el área de (nombra una tentación específica). Hazlo fuerte donde él es débil. Ayúdalo a levantarse por encima de cualquier cosa que se levante como fortaleza en su vida. Que él pueda decir "No me pondré como meta nada en que haya perversidad. Las acciones de gente desleal, las aborrezco, no tendrán nada que ver conmigo" (Salmo 101:3) Señor, tú has dicho que "Como ciudad sin defensa y sin murallas es quien no sabe dominarse" (Proverbios 25:28). Oro que (el nombre del esposo) no sea vencido por poder del mal, sino levantado por el poder de Dios. Establece una pared de protección alrededor de él. Llénalo con tu Espíritu y quita todo lo que no sea de ti. Ayúdalo a tomar control sobre su espíritu y tener dominio propio para resistir cualquier cosa o persona que se convierta en tentación. Que él pueda tener "… aborrezca el mal, se aferre al bien" (Romanos 12:9) Oro para que él sienta repulsión por las situaciones tentadoras. Dale valor para rechazarlas y enséñalo a caminar en el Espíritu para que él no cometa la tentación de la carne. "Así que les digo: Vivan por el Espíritu y no seguirán los deseos de la naturaleza pecaminosa. Porque ésta desea lo que es contrario al Espíritu y el Espíritu desea lo que es contrario a ella. Los dos se oponen entre sí, de modo que ustedes no pueden hacer lo que quieren" (Gálatas 5:16-17) No dejes de orar por él. No importa lo desesperado que luzca cuando lo veas que es tentado una y otra vez, tú sabes que Dios ha provisto la manera de escapar y puede que tú seas el instrumento que Él usará para ayudarlo a él a encontrarla. Si no hay problema de tentaciones en tu matrimonio, da gracias y ora para que siga de esa forma. HERRAMIENTAS DE PODER Que nadie, al ser tentado, diga: “Es Dios quien me tienta”. Porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni tampoco tienta él a nadie. Todo lo contrario, cada uno es tentado cuando sus propios malos deseos lo arrastran y seducen. Luego cuando el deseo ha concebido, engendra el pecado; y el pecado y una vez que ha sido consumado, a la luz la muerte. Santiago1: 13-15 Ustedes no han sufrido ninguna tentación que no sea común al género humano. Pero Dios es fiel y no permitirá que ustedes sean tentados más allá de lo que pueden aguantar. Más bien cuando llegue la tentación, él les dará también una salida a fin de que puedan resistir. 1 Corintios 10:13 Vivamos decentemente, como a la luz del día, no en orgías, borracheras, ni en inmoralidad sexual y libertinaje, ni en dimensiones y envidias. Más bien, revístanse ustedes del Señor Jesucristo y no se preocupen por satisfacer los deseos de la naturaleza pecaminosa. Romanos 13: 13-14 Las oras de la naturaleza pecaminosa se conocen bien: inmoralidad sexual, impureza y libertinaje; idolatría y brujería; odio, discordia, celos, arrebatos de ira, rivalidades, disensiones, sectarismos y envidia: borracheras, orgías y otras cosas parecidas. Les advierto ahora, como

antes lo hice, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios. Gálatas 5:19-21 El poder de la esposa que ora, Stormie Omartian