• IVOOX
  • YouTube
  • Facebook
  • Instagram
CAJITASDEPROMESAS con GG.png
  • Conectarte con Dios

Devocional orando por tu esposo

DIA 21: POR TU MATRIMONIO ORACIÓN: POR TU MATRIMONIO Señor, oro para que protejas nuestro matrimonio de cualquier cosa que pudiera dañarlo o destruirlo. Protégelo de nuestro egoísmo y descuido, de los planes y deseos malos de otras personas y de situaciones feas o peligrosas. Que no haya pensamiento alguno de divorcio o infidelidad dentro de nuestros corazones, y ninguno en nuestro futuro. Líbranos de heridas, recuerdos o ataduras de relaciones del pasado y de expectativas no reales en ninguno de nosotros, o la baja autoestima que lo precede. Que no entre nada en nuestros corazones y costumbres que pueda amenazar de cualquier manera el matrimonio, en especial los vicios tales como el alcohol, las drogas, las apuestas, la pornografía, la lujuria o las obsesiones. Únenos en un vínculo de amistad, compromiso, generosidad y entendimiento. Elimina nuestra inmadurez, hostilidad o sentimientos de ineptitud. Ayúdanos a sacar tiempo para el otro, para estar solos para cultivar y renovar el matrimonio y para recordarnos las razones por las cuales nos casamos. Oro para que (nombre del esposo) se comprometa contigo, Señor, que su compromiso contigo no sea movido, no importa qué tormentas vengan. Oro para que el amor del uno al otro crezca cada día más fuerte, para que jamás dejemos una herencia de divorcio a nuestros hijos. HERRAMIENTAS DE PODER Más valen dos que uno, porque obtienen más fruto de su esfuerzo. Si caen, el uno levanta al otro. ¡Ay del que cae y no tiene quien lo levante! (Eclesiastés 4:9-10) Así que cuídense ustedes en su propio espíritu, y no traicionen a la esposa de su juventud. "Yo aborrezco el divorcio, dice el Señor, Dios de Israel, "y al que cubre de violencia sus vestiduras" dice el Señor Todopoderoso. Así que cuídense en su espíritu y no sean traicioneros. (Malaquías 2:15-16) Tengan todos en alta estima el matrimonio y la fidelidad conyuga, porque Dios juzgará a los adúlteros y a todos los que comenten inmoralidad sexual. (Hebreos 13:4) Si dos se acuestan juntos, entrarán en calor; uno solo ¿Cómo va calentarse? (Eclesiastés 4:11) A los casados les doy la siguiente orden (no yo sino el Señor): que la mujer no se separe de su esposo. Sin embargo, si se separa, que no se vuelva a casar; de lo contrario que se reconcilie con su esposo. Así mismo, que el hombre no se divorcie de su esposa. (1 Corintios 7:10-11) REFLEXIONA : Orar por todos los aspectos de un matrimonio mantiene la idea del divorcio lejos de tomar auge. Por lo tanto, no debemos descuidar los temas de importancia, aunque pensemos que no se aplican a nosotros. Desde el día que nos casamos, oré para que no hubiera divorcio ni adulterio en nuestro futuro. Aunque no existía historia alguna de eso en nuestras familias, el divorcio y el adulterio habían saturado tanto a nuestra cultura y a los negocios en que estábamos nosotros involucrados, que en cierto círculos eran de esperarse. Oré para que Dios mantuviera nuestro matrimonio lejos de tal destrucción. Dios ha sido fiel en contestar aquellas oraciones. Dice Stormie Omartian El matrimonio es fantástico cuando dos personas entran en él con el compromiso mutuo de mantenerlo fuerte, no importa qué suceda. Pero a menudo, una pareja tiene ideas preconcebidas acerca del otro y cómo se supone que debe ser la vida matrimonial; luego pega la realidad. Ahí es cuando sus reinos pueden ser divididos. Tienes que orar continuamente para que cualquier expectación inverosímil sea puesta al descubierto y toda incompatibilidad sea allanada para que puedan crecer juntos en un espíritu de unidad, compromiso, y vínculo de intimidad. Ora para que tu matrimonio esté en una posición donde ambos estén de acuerdo y Dios esté entre ustedes. (Mateo 18:19-20) Si alguno de ustedes dos ha estado casado antes, ora para que no traiga ningún residuo de matrimonio anterior a este. Rompe atadura, buena o mala, emocional o espiritual a relaciones anteriores. No puedes entrar el futuro si tienes un pie en el pasado. No tomes tu matrimonio a la ligera, no importa cuán maravilloso éste sea. "Por lo tanto, si alguno piensa que está firme, tenga cuidado de no caer" (1 Corintios 10:12). Ora para que tu matrimonio esté a salvo de cualquier persona o situación que lo pueda destruir. Pídele al Señor que haga lo que sea necesario para mantener el matrimonio intacto. ¡aunque signifique que el Señor nos tenga que disciplinar como sea necesario cuando piensen que Él se ha dado por vencido! Ora para que el Señor haga de su matrimonio una fuente de gozo y de vida para ambos y no que sea una carga, una espina, un terror, una irritación o una condición temporal. El poder de la esposa que ora.