• IVOOX
  • YouTube
  • Facebook
  • Instagram
CAJITASDEPROMESAS con GG.png
  • Conectarte con Dios

Devocional orando por tu esposo

DIA 13: POR PROTECCÍON ORACIÓN Señor, oro para que protejas a (nombre del esposo) de cualquier accidente, enfermedad, peligro o mala influencia. Mantenlo a salvo, en especial en motos, autos, aviones. Protégelo de la violencia y de los planes de personas malvadas. Dondequiera que él ande, asegura sus pasos. Mantenlo en tu camino para que sus pies no resbalen (Salmo 17:5). Si su pie resbala, sostenlo con tu misericordia (Salmo 94:18). Dale la sabiduría y discreción que le ayudarán a caminar seguro y a no caer en ningún peligro (Proverbios 3:21-23). Se su lugar seguro, fuerza, escudo y fortaleza (Salmo 18: 2-3). Has que habite bajo la sombra de tus alas (Salmo 91:1-2). Sé su roca, salvación y defensa para que él no sea movido ni sacudido (Salmo 62:6). Oro para que aunque cosas malas pueden estar sucediendo alrededor de él, éstas no vendrán cerca de él (Salmo 91:7). Sálvalo de cualquier plan del enemigo que busca destruir su vida (Salmo 10:3-4). Cuida su entrar y su salir desde este momento en adelante y para siempre (Salmo 121:8) HERRAMIENTAS DE PODER El que habita al abrigo del Altísimo se acoge a la sombra del Todopoderoso. Yo le digo al Señor: "Tú eres mi refugio mi fortaleza, El Dios en quien confío". (Salmo 91: 1-2) Porque en el día de la aflicción él me resguardará en su morada; al amparo de su tabernáculo me protegerá y me pondrá en alto, sobre una roca. (Salmo 27:5) Aun si voy por valles tenebrosos, no temo peligro alguno porque tú estás a mi lado; tu vara de pastor me reconforta. (Salmo 23:4) El Señor es mi roca, mi amparo, mi libertador; es mi Dios, El peñasco en que me refugio. Es mi escudo, el poder que me salva ¡mi más alto escondite! Invoco al Señor, que es digno de alabanza y quedo a salvo de mis enemigos. (Salmos 18:2-3) Tú, que salvas con tu diestra a los que buscan escapar de sus adversarios, dame una muestra de tu gran amor. Cuídame como a la niña de tus ojos; escóndeme, bajo la sombra de tus alas. (Salmo 17:7-8) REFLEXIONA Cuántas veces hemos escuchado historias sobre hombres que estaban en el campo de batalla y en el preciso momento cuando ellos se encontraban en el peligro mayor, experimentaron una liberación milagrosa; para luego saber que alguien en casa estaba orando en ese preciso momento? Nuestros esposos están en el campo de batalla cada día. Hay peligros dondequiera. Solo Dios conoce qué trampas el enemigo ha puesto para traer accidentes, enfermedades, males, violencia y destrucción a nuestras vidas. Pocos lugares están a salvo por completo, incluyendo tu propio hogar. Pero Dios ha dicho que aunque "los malvados acechan a los justos con la intención de matarlos, el Señor no los dejará caer en sus manos ni permitirá que los condenen en el juicio" (Salmo 37: 32-33) Él promete que será "escuchado a aquellos que en él confían" (Proverbios 30:5). Él incluso puede ser protección para alguien por el que estamos orando por causa de nuestra fe. Yo siempre he orado por protección para mi esposo e hijos mientras viajan en autos. Pero una mañana recibí una llamada de Michael poco tiempo después de salir de la casa para llevar a nuestro hijo al colegio. - Acabamos de tener un accidente – me dijo-, pero Christopher y yo estamos bien. Me dirigí de inmediato hacia donde ellos estaban, dándole gracias a Dios por todo el camino por protegerlos justos como yo lo había orado durante años. Cuando llegué y vi la condición del auto, perdí la calma. El pequeño auto deportivo de Michael el cual a mi nunca me gusta que condujera, había sido envestido por otro auto mucho más grande y empujado hacía una barrera de concreto al costado de la carretera. El pequeño auto sufrió tanto daño, que después fue considerado pérdida total por la compañía de seguros. La única forma de explicar por qué ninguno de ellos sufrió daño tiene que ser por la mano protectora de Dios. Sufriendo golpes en el pecado y los hombros por los cinturones de seguridad, pero pudieron haber sufrido lesiones mucho más serias o incluso morir. Creo con firmeza que el Señor respondió de protección a mi familia. (Aún estoy esperando que Él responda mi oración para que mi esposo no compre más autos deportivos.) Mi grupo de oración y yo oramos con regularidad por nuestros esposos para que estén a salvo en aviones, autos, el lugar de trabajo, o cuando caminan por la calle. Nosotros ni siquiera pensamos en todos los peligros específicos, solo le pedimos al señor que los proteja del mal. Dios promete "ordenar que sus ángeles te cuiden en todos tus caminos. Con sus propias manos te levantarán para que no tropieces con piedra alguna" (Salmo 9: 11-12). Pero los accidentes suceden, incluso a personas santas y cuando esto ocurre, es de improvisto y sin esperarlo. Por eso es necesario orar con frecuencia y continuamente por protección para tu esposo. Tú nunca sabes cuándo puede ser necesaria en el campo de batalla. Y si algo sucede, tendrás el consuelo de saber que has invitado a la presencia y el poder de Dios en medio del asunto. Por. Stormie Omartian, el poder de la esposa que ora