• IVOOX
  • YouTube
  • Facebook
  • Instagram
CAJITASDEPROMESAS con GG.png
  • Conectarte con Dios

Día 9: Bienaventurado el hombre que tiene en ti sus fuerzas, en cuyo corazón están tus caminos.

El Salmo 84:5 dice que es bienaventurado el hombre que tiene en el Señor sus fuerzas y que en su corazón tiene los caminos del padre; y en los dos versículos posteriores da otras características de este hombre bienaventurado, el versículo 6 dice atravesando el valle de lágrimas lo cambian en fuente, cuando la la lluvia llena los estanques y el versículo 7 dice que irán de poder en poder.


La peregrinación hacia el templo pasaba a través del árido valle de lágrimas. No se ha identificado ningún valle en especial y quizás sea uno simbólico por los tiempos de luchas y lágrimas a través de los cuales el pueblo debió pasar en su camino para encontrarse con Dios.


El fuerte crecimiento ante la presencia de Dios a menudo lo precede el viaje a través de los áridos lugares que hay en nuestra vida. La persona que se deleita en pasar tiempo con Dios verá su propia adversidad como un motivo para volver a experimentar la fidelidad de Él. Si usted anda por su valle de lágrimas en el día de hoy, tenga la seguridad de que lo conducirá hacia Dios y no lejos de Él, que ese valle es la antesala de su encuentro con el Padre y que irá de poder en poder y que es en estos momentos cuando puede veer que Dios nunca lo dejará.


Oremos: Dios mio, hoy te entrego mi tristeza, mi ansiedad, mi desesperanza y todo sentimiento que me agobia a través de este valle de lágrimas que estoy cruzando, sé que Jesús vivió una fuerte agonía antes de su resurrección y por eso sé que me entiendes y sabes lo que siento, pero hoy decido confiar en ti mi amado Dios, confío en que estoy en la palma de tu mano, envía ángeles que acampen a mi alrededor y aquí estaré confiando en tu tiempo y tu palabra, mis fuerzas vienen de ti y anhelo permanecer en tus caminos con todo mi corazón. Sé que pronto al otro lado del valle de lágrimas te veré y tendrás una recompensa para mí. En el nombre de Jesús. Amén