• IVOOX
  • YouTube
  • Facebook
  • Instagram
CAJITASDEPROMESAS con GG.png
  • Conectarte con Dios

Día 57: Ningún ojo ha visto, ningún oído ha escuchado lo que Dios ha preparado para quienes lo aman.

#1Corintios2_9

No podemos imaginar todo lo que Dios tiene reservado para nosotros en esta vida y en la eternidad. Creará un cielo nuevo y una tierra nueva y viviremos en el para siempre. (Isaías 65:17, Apocalipsis 21:1). Mientras tanto, el Espíritu Santo nos consuela y guía. Al saber el futuro maravilloso y eterno que nos espera. Nos da esperanza y valor para seguir adelante en esta vida, para tolerar las dificultades y evitar que cedamos a la tentación. Este mundo no es todo lo que es, lo mejor aún está por venir.


A veces quedamos totalmente paralizados por lo que estamos viviendo, la decepción y el desanimo nos abrazan y no nos permiten ver más allá de lo que nuestros ojos pueden ver y de lo que nuestra mente puede concebir. Meditar en la palabra de Dios y encontrarnos promesas como esta nos permite entender que el mucho más allá de lo que nosotros vemos está lo que Dios ha preparado para quienes lo amamos, si para ti también, aunque cometas errores y te equivoques, aunque cometas algún pecado, siempre Dios estará viendo tu corazón de cerca, viendo que tan arrepentido está y atento a la intención de tu corazón cuando fallaste, si lo amas a Él, su amor te abrazará, sentirás su perdón y el porque de o que estás viviendo.


Anímate, llénate de su poder, lee la palabra de Dios y encontrarás lo que necesitas para vencer, Dios te levantará y verás lo que está en su corazón para tí, y viviendo un día a la vez y amándolo cada día verás su guía y su dirección.


Oremos: Amado Dios te entrego hoy todo mi corazón, quiero amarte, servirte y entender lo que tienes para mí, sé que he sido necio muchas veces y he buscado mi beneficio, he tratado muchas veces de hacer las cosas bien y siempre fallo, creo que si soy capaz de hacer las cosas por amor a ti y con temor de ti, podré hacerlo mejor. Guíame, guárdame y líbrame de toda tentación, recuérdame lo que debo hacer para hacerte feliz y agradarte, sé que así estaré bien. En el nombre de Jesús. Amén.