• IVOOX
  • YouTube
  • Facebook
  • Instagram
CAJITASDEPROMESAS con GG.png
  • Conectarte con Dios

Día 48: Sean fuertes y valientes. No teman ni se asusten. Dios siempre los acompañará. Deut. 31:6

Estas fueron las palabras que le dijo Dios al pueblo de Israel antes de que Josue liderara el cruce del río jordán hacia la tierra prometida, el escenario era complicado, después de 40 años de haber salido de Egipto y luego de ver morir en el desierto a toda una generación que solamente se quejaba, ahora el único líder que habían visto, Moises, estaba diciéndoles que moriría pronto porque Dios le había dicho que no cruzaría el Jordán y estaban prontos a cruzar, debía delegar la autoridad en un muchacho a los ojos de muchos sin la suficiente experiencia para tan complicado camino y lo peor de todo debían cruzar y conquistar las tierras al otro lado del río.


Si pensamos en lo que el pueblo sentía creo que no será difícil imaginar la angustia de la gente, quizás el desconsuelo y cobardía de muchos, temor y susto rondaba por el ambiente, sin embargo Dios a través de Moises le da esta poderosa palabra. Sean fuertes y valientes. No teman ni se asusten. Dios siempre los acompañará.


Desde que conociste a Jesús y realmente lo aceptaste como tu Señor y desde que el puso sus ojos en ti, y aún si no tienes una relación con Él pero estas leyendo esto, es porque Dios puso sus ojos en ti y tiene un propósito para ti. Pero ese propósito no llega solo, debemos armarnos espiritualmente e ir a conquistar las promesas, la tierra prometida y el lugar que Dios tiene para nosotros. Dios te conoce y me conoce, y sabe que si nos da la tierra prometida sin preparación podemos morir al enfrentar la primera batalla, necesita desarrollar en nosotros carácter, diligencia, autoridad, disciplina, constancia y muchas cosas más. Así es que si hoy estás por cruzar el río e ir por tus promesas, solo puedo decirte, NO TENGAS MIEDO, NO TEMAS NI TE ASUSTES, El SEÑOR TU DIOS ESTA CONTIGO Y TE ACOMPAÑARA.


Oremos: Dios mio, te doy gracias por tus palabras, gracias por alentarme a continuar a seguir y no detenerme, te confieso que a veces siento que no puedo continuar pero cada palabra de estas que imprimes en mi corazón me alienta a continuar con este camino. Aunque parezca difícil sé que no moriré, aunque luzca imposible sé que por ti, será posible, que si pierdo algo durante este proceso será porque tu lo permites y porque necesitas que yo aprenda algo, pero también lo que gane nadie podrá quitármelo, como tu amor, ni lo alto, ni lo más profundo ni ninguna otra cosa creada podrá separarnos del amor de Cristo. En tus manos entregamos este día y toda esta semana. En el poderoso nombre de Jesús. Amén.