• IVOOX
  • YouTube
  • Facebook
  • Instagram
CAJITASDEPROMESAS con GG.png
  • Conectarte con Dios

Día 45: En la presencia del Señor su Dios, ustedes se regocijarán por los logros de su trabajo.

En la presencia del Señor su Dios, ustedes y sus familias comerán y se regocijarán por los logros de su trabajo. Deuteronomio 12:7.


Cuando pensamos en la obediencia a Dios y las recompensas que por obedecerle tendremos, siempre nos encontramos frente a dos afirmaciones, la primera, Dios nos demanda fidelidad, que Él sea el primer lugar, y esto no significa que sea el primero en llegar a la iglesia, significa que Él está primero en cada decisión, incluso sobre su familia y sobro su propia vida, significa que en todo lo que haces quieres agradarlo a Él; segundo siempre devolverle a Dios lo que le corresponde, soy de los que creen que el Diezmo es una orden y que la orden es llevarlo a la iglesia donde nos congregamos y ver como esa iglesia se expande y alcanza más almas, y lo digo porque he visto su protección cuando no lo he dado y cuando he sido estricto en darlo, cuando no daba el diezmo el dinero se iba como por saco roto, no duraba en nuestras manos, pero luego de diezmar vimos su provisión sobre abundante, salimos de nuestras deudas totalmente y cada mes tenemos nuestra provisión, aunque las condiciones cambien de alguna manera siempre tenemos el dinero necesario para cubrir todo.


Otro punto importante es que esta promesa dice que comeremos y nos regocijaremos por los logros del trabajo, siempre he creído que el trabajo no debe ser un yugo pesado, que el poder disfrutar de lo que hacemos es importante, realmente disfrutar lo que hacemos y del pago que recibimos por hacerlo. Si no estás disfrutando del fruto del árbol que plantas quizás estés sembrando mal o lo que en tu corazón quieres hacer con el fruto esté mal.


Oremos: Padre te doy gracias por mi trabajo y por el esfuerzo de mis manos, enséñame a ser feliz y a disfrutar del fruto que tendré, perdóname por las veces que me he quejado y por las veces que he decidido más con respecto a las prioridades en mi vida. El primer lugar te corresponde a ti, tu debes ser lo más importante en mi vida y la parte de mi cosecha que te corresponde debe ser tuya también, dame la revelación para entender estos dos principios y poder disfrutar realmente de lo que gano con mi esfuerzo. En el nombre de Jesús. Amén.