• IVOOX
  • YouTube
  • Facebook
  • Instagram
CAJITASDEPROMESAS con GG.png
  • Conectarte con Dios

Día 42: El Señor te concederá abundancia de bienes. Deuteronomio 28:11

Algunas más de las bendiciones prometidas a la obediencia:


»El Señor te concederá abundancia de bienes: multiplicará tus hijos, tu ganado y tus cosechas en la tierra que a tus antepasados juró que te daría. Deuteronomio 28:11


Pero sabes algo? los bienes y las bendiciones que el Señor conceden vienen sin dolores, sin yugos, no te controlan, no te definen y mucho menos te enfrentan con un banco ni con un familiar, cuando no hay armonía entorno a un bien material, en como se maneja, en que sea productivo, en que se pueda disfrutar, es porque se la intención del corazón está en el bien y no en el dador del bien.


Piensa en Noe, Dios le pidió construir un arca y le dijo que pusiera los animales adentro, para ese entonces los animales eran los bienes de las personas, entre más animales tenía era más rico; pues cuando comenzó el diluvio y el tenía todos estos animales era el hombre más rico pues tenía a su cargo todos los animales, pero el Señor cuando pasó el diluvio le dijo, deja ir a todos los animales, si el corazón de Noe no hubiera estado alineado al Padre sabiendo que debía obedecer y que esto no era suyo si no de Dios entonces la historia hubiera sido diferente.


Si hoy estás apegado a tus bienes, si el pensar que puedes perder todo por la situación económica de tu país te atormenta y te hace entrar en fuertes contiendas políticas, si estás enfrentando demandas judiciales por defender algún bien material, estás actuando totalmente en esclavitud, lamento decirte que solo eres un administrador de los bienes de Dios, cuando lo entiendas verás con otros ojos lo que pasa, disfrutarás el camino aún si pierdes el bien que más crees apreciar, no te atormenta ir donde Dios te diga que debas ir y dejarlo todo.


En el capítulo 5 de Lucas, versículo 27 Jesús le dice a un cobrador de impuestos llamado Leví que lo siga, este deja todo y lo sigue, si vas a la biblia y lees este capítulo, Jesús nunca le dijo deja todo, solo le dijo sígueme y Leví tomó la decisión de dejar todo y seguirlo, dejar todo no siempre es que vendas todo, pero siempre es que lo que tienes ya no sea lo más importante para tí, por encima de todo debe estar Dios y nuestro prójimo.


Oremos: Dios mio, hoy reconozco que muchas veces en mi vida he confiado más en lo que tengo que en tú palabra, me duele decirlo pero debo aceptarlo, he confiado muchas veces más en la provisión que en el que da a provisión, pero hoy decido que tu seas lo más importante, que por encima de todo lo que tengo estés tu, que realmente dependa de tu mano y de tu amor, que nada logre desviar mi atención del propósito que tengo en ti y que cuando reciba un bien sea porque tu me lo das y entonces lo disfrutaré y nunca será una carga, quiero que crezcan mis cosechas y mi hijos y todo lo que tengo pero por tu bendición y que jamás se me olvide. En el nombre de Jesús. Amén.