• IVOOX
  • YouTube
  • Facebook
  • Instagram
CAJITASDEPROMESAS con GG.png
  • Conectarte con Dios

Día 41: El amor es paciente, es bondadoso, no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. 1 Cor 13:4

Este capítulo habla sobre las muchas cualidades del amor, este versículo en especial dice que el amor es paciente y la paciencia es una actitud que nos lleva a soportar contratiempos y dificultades, dice que es bondadoso, la bondad es una de las cualidades humanas que mejor reflejan la esencia humana, pues la persona bondadosa es buena, benigna y benévola, y a veces se la relaciona con la amabilidad. Tiene inclinación por hacer el bien a los demás, y lo hace con afecto, comprensión y respeto. La mejor persona suele ser bondadosa. También dice que el amor no es envidioso, la envidia es un sentimiento de tristeza o enojo que experimenta la persona que no tiene o desearía tener para sí sola algo que otra posee, este sentimiento lo experimentamos muchas veces incluso desde pequeños, cuando otro niño tenía algo que nosotros queríamos tener. por último dice que el amor no es jactancioso ni orgulloso, La jactancia y el orgullo van de la mano, los dos se enfocan en la estimación y valoración que uno tiene por uno mismo, generalmente mas alta de lo que el apóstol decía que debíamos tener.


Cada una de las características del amor está reflejado en Jesús en su paso por esta tierra, al internarnos en las escrituras podemos ver la mejor muestra de perfección en cada una de estas características. Para poder caminar por esta vida y que el amor de Jesús sea vital en nuestra vida debemos someternos totalmente a Dios y aplicar sus enseñanzas en cada cosa que hagamos, de esta manera podremos acercarnos más a Jesús y ser más como él. Pacientes con quienes nos rodean y no hacen las cosas como queremos, bondadosos con quienes están en necesidad y podemos llevar una voz de aliento o una ayuda en especie; atentos a nuestros sentimientos para que cuando sintamos, envidia, jactancia u orgullo podamos actuar y aplicar el antídoto acordándonos que alguien dio su vida en rescate por todos nosotros.


Oremos: Señor agradezco tu amor en la cruz, gracias por ser mi guía, mi luz. Hoy mi corazón se quiere alinear a ti para ser más como tú, para parecerme más a ti y tener más tu carácter, revelanos cuando tengamos orgullo, jactancia o envidia en nuestro corazón y muéstranos el camino para cambiarlo con tu amor, que pueda aplicar la paciencia y la bondad con quienes tengo al rededor y que sea visible tu amor a través de mí. Señor Jesús quédate a mi lado y muéstrame el camino cada día. Amén.