• IVOOX
  • YouTube
  • Facebook
  • Instagram
CAJITASDEPROMESAS con GG.png
  • Conectarte con Dios

Día 38: No se inquieten por nada. Filipenses 4:6

No se inquieten por nada; más bien en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias.


Imagínate no inquietarse por jamás nada, esto parece imposible, todo tenemos preocupaciones en nuestro trabajo, en nuestros hogares, en el colegio. Pero Pablo nos aconseja cambiar nuestras preocupaciones en oraciones. Quieres preocuparte menos? entonces ora más, en el momento en que empieces a preocuparte, detente y ora.


No existe otra forma de que aprendamos a depender totalmente de nuestro Padre, si no es a través de las aflicciones, que el matrimonio está en peligro, que tenemos una deuda que tomamos por no saber tomar decisiones o decir que no, que nos estrellaron, que por una re estructuración en la empresa perdimos el trabajo y ahora estamos afrontando problemas económicos, que recibimos un diagnostico médico que no es bueno. Lo único que puedo decirte hoy es: No te inquietes por nada de esto, más bien en toda ocasión, con oración y ruego, presenta tus peticiones a Dios y dale gracias por lo que estás viviendo, El Señor allí se dará cuenta donde está tu corazón y en que está confiando y enviará ángeles en tu rescate, proveerá recursos y personas que te ayudarán a salir de tu problema y pondrá su intervención divina para resolver tu asunto.


La raíz etimológica de la palabra "dependencia" está formada con raíces latinas y significa "cualidad del que está abajo de un poder mayor". Sus componentes léxicos son: el prefijo de- (dirección de arriba a abajo), pendere (colgar), -nt- (agente, el que hace la acción), más el sufijo -ia (cualidad); y destacamos tres cosas hermosas aquí, la primera es que existe una relación de autoridad de algo sobre ti, de quien dependes? de tu esposo o esposa? de tus hijos? de tu trabajo? de una droga? de tu iglesia? el único poder bajo el que debes estar es el de Jesucristo, El segundo punto es que es de arriba hacia abajo, es decir que existe una autoridad en este caso del cielo sobre tí, sí, de tu Padre que está en los cielos. y por último el que hace la acción, en este caso el que te hace depender de su mano que es Dios, y a diferencia de otras dependencias esta se construye con libre albedrío es decir tomando tu las decisiones con tu propio criterio.


Oremos: Dios mío, quiero depender totalmente de ti, quiero que mi corazón, mi mente y mi alma entiendan que no podemos llegar a ningún lugar sin ti, y que eres tu el centro de todo. Te doy gracias por estar atento a mi en cada paso, por no dejarme, por comenzar la obra y prometerme que no me dejarás hasta que esté terminada, usa mis manos, usa mi vida, vaso vacío quiero ser. Hoy te entrego nuevamente todo lo que tengo a mi alrededor mis problemas y también mis bendiciones, toma el control y lleva este barco a buen puerto. En el nombre de Jesús. Amén