• IVOOX
  • YouTube
  • Facebook
  • Instagram
CAJITASDEPROMESAS con GG.png
  • Conectarte con Dios

Día 37: El Señor te concederá la victoria sobre tus enemigos. Deuteronomio 28:7

Otra de las bendiciones que nos será entregada por la obediencia, Deuteronomio 28:7 nos dice »El Señor te concederá la victoria sobre tus enemigos. Avanzarán contra ti en perfecta formación, pero huirán en desbandada.»


Y es que siempre en nuestra vida necesitamos su ayuda sobrenatural en nuestra defensa; estamos en un mundo donde el llamado es a ser luz pero todo a nuestro alrededor está en oscuridad, vemos gente perdiéndose en vicios y en apariencias, viviendo en un mundo de mentiras, preocupándose por lo que no deberían y dejando lo vital de un lado, comprando lo que el mundo quiere disfrazar de amor; y allí cuando necesitemos brillar encontraremos enemigos, enemigos que se querrán oponer a nuestro avance, enemigos que querrán dañar el plan de Dios en nuestras vidas. Y es aquí cuando si obedecemos a sus instrucciones y mandatos, Él saldrá en nuestra defensa y dispersará a nuestros enemigos que vendrán organizados, pero tendrán que huir de nosotros.


NO tengas temor de lo que pareciera que quiere acabar contigo, tu tarea es mantenerte fuerte en la brecha y continuar obedeciendo, los vientos comenzarán a cambiar y comenzarán a soplar a tu favor, te impulsarán tan lejos como la vela de tus sueños permita que el viento te impulse. Hoy es el día para orar por tus enemigos y lo que ellos están causando en tu vida.


Oremos: Amado Dios, hoy te clamo por que me rescates, muéstrame que debo hacer y que acciones debo tomar para obedecerte, si ya me lo has dicho y lo he olvidado, recuérdamelo Padre, y dame la fuerza para hacer tu voluntad, confiado estoy en que tu saldrás a mi defensa. Hoy te pido por la vida de mis enemigos,incluso sus familias, perdónalos Señor porque no saben lo que hacen, no saben el daño que están causando y si lo saben disfrutan el verme perdiendo la batalla, pero hoy te clamo por esta situación, que tu respaldo sea evidente y que yo pueda identificar y hacer lo necesario para obedecerte, sé que así tu saldrás en mi rescate y pelearás la batalla por mí. En el nombre de Jesús. Amén.