• IVOOX
  • YouTube
  • Facebook
  • Instagram
CAJITASDEPROMESAS con GG.png
  • Conectarte con Dios

Día 33: Recita siempre el libro de la ley y medita en él de dia y de noche. Josué 1:8

Muchas personas piensan que la prosperidad y el éxito proviene de tener poder, contactos personales y un inexorable deseo de avanzar. Pero la estrategia para el éxito que Dios que le enseñó a Josué contradice tales criterios. Dios le dijo a Josué que para prosperar debía ser fuerte y valiente porque la tarea que lo esperaba no era fácil, obedecer la ley de Dios, constantemente leer y estudiar el libro de la ley: la Palabra de Dios. Para tener exito, siga las instrucciones que Dios le dió a Josué. Es posible que no triunfe según las normas del mundo, pero triunfará a los ojos de Dios, y la opinión del Señor dura para siempre.


Es la Palabra de Dios que contiene todas las leyes, intrucciones y enseñanzas que nos llevan a entender la forma de operar de Dios; al exponernos continuamente a la palabra recibiremos revelación e instrucción para poner en acción el poder de Dios en nuestras manos, salir a conquistar o que debemos conquistar para Él, ocupar los lugares que Él quiere que ocupemos e impactar los lugares que él quiere que impactemos. Mientras estamos expuestos a la palabra veremos como Dios se comunica con nosotros y podremos comparar con las historias que allí tenemos situaciones de nuestra vida y la forma en que los protagonistas resolvieron sus problemas nos dará una guía de lo que debemos hacer con nuestras luchas.


De la misma forma como Dios bendijo a Daniel por honrarle o a Josué por obedecerle, El Señor te bendecirá a ti, si lo honras y obedeces, si cumples las instrucciones que están en su palabra; así es que medita de día y de noche en su palabra.


Oremos: Dios santísimo, ayúdanos a mantenernos firmes en nuestro proposito de leer y estudiar tu Palabra, reconocemos que esta llena de sabiduria, poder y de tus instrucciones y mandamientos y que es la mejor fuente y uno de los mejores regalos que recibimos de tí. Danos sabiduría para interpretar tus caminos y entender tus instrucciones, que podamos crecer a diario conforme entendemos el camino que nos quieres marcar. Te amamos y te bendecimos, en el poderoso nombre de Jesús. Amén.