• IVOOX
  • YouTube
  • Facebook
  • Instagram
CAJITASDEPROMESAS con GG.png
  • Conectarte con Dios

Día 27: ¿Están ustedes dispuestos a obedecer?¡Comerán lo mejor de la tierra! Isaías 1:19

Los pueblos de Jerusalén y Judá se habían revelado y estaban haciendo las cosas en la forma incorrecta a los ojos de Dios, en ese momento Isaías recibiría esta visión. Después de todo un repertorio de las cosas malas que estaba haciendo la gente allí, El Señor comienza a decirle al pueblo que se lave y se limpie, que dejen de hacer el mal y comiencen a hacer el bien, que no importa si sus pecados son rojos como escarlata, quedarán blancos como la nieve. Luego viene la pregunta magistral: Están dispuestos a obedecer y luego una promesa, Comerán lo mejor de la tierra.

Este es un punto de referencia para la vida de muchos, en mi caso, Dios me habló al oído con todas esas cosas malas que había vivido y que estaba viviendo en ese entonces, y me dijo lo mismo; que, aunque mis pecados eran rojos como escarlata, por su sangre serían blancos como nieve y que si decidía obedecer entonces comería de los mejor de la tierra.

Después de esto vinieron muchas decisiones, dejar el lugar donde estaba trabajando, cambiar de casa, cambiar de amistades, cerrar puertas, cambiar costumbres, muchas cosas que en ese momento no entendí, pero decidir hacerlo activó una bendición en los cielos que hasta el día de hoy mientras escribo nos ha acompañado.

Si leyendo esto y sientes en tu corazón una acusación de un pecado que está sobre ti, quítale el poder al diablo de acusarte y por la sangre de Jesús, declárate libre de pecado, cambia tu comportamiento y lo que estás haciendo y arrepiéntete y recibirás esta promesa de Dios. Comer de los mejor de la tierra, significa que tendrás alimento suficiente y de calidad para ti y tu familia, significa que tendrás tiempo de calidad para disfrutar de la vida y que no todo fluya en torno al trabajo. Significa que mientras estés en este mundo, Él cuidará de ti.

Oremos: Amado Dios, Te entrego hoy mis errores, mis pecados, mi vida manchada con todas las malas decisiones que he tomado, con los errores que solamente me han alejado de ti y con todo lo que tengo tal como hasta ahora. Jesús, confío en ti y en que tu muerte en la cruz pagó el precio necesario y suficiente para que hoy mismo al terminar esta oración sea lavado y limpiado por completo, estoy arrepentido y es todo lo que necesito para recibir por misericordia tu perdón. Decido obedecerte y apropiarme de esta promesa que me dice que mientras esté aquí comeré lo mejor de la tierra. En el nombre de Jesús. Amén