• IVOOX
  • YouTube
  • Facebook
  • Instagram
CAJITASDEPROMESAS con GG.png
  • Conectarte con Dios

Día 14: Dios es mi salvación. Confiaré y no temeré. Isaías 12:2

En nuestro mundo es imposible evitar los conflictos; pero cuando concentramos nuestros pensamientos en Dios, podemos conocer la perfecta paz aún en medio del caos. Al fijar nuestra mente en Dios y su palabra, adquirimos firmeza y estabilidad. Anclados en el amor inamovible de Dios y en su gran poder, el caos a nuestro alrededor no nos sacudirá. Quieres tener paz? Mantén tus pensamientos y tu confianza en Dios.


Todo el capítulo 12 nos llena de fuerza y nos invita a no temer porque nuestro Dios no ha dado la victoria.


12 En aquel día tú dirás:

«Señor, yo te alabaré aunque te hayas enojado conmigo. Tu ira se ha calmado, y me has dado consuelo. 2 ¡Dios es mi salvación! Confiaré en él y no temeré. El Señor es mi fuerza, el Señor es mi canción; ¡él es mi salvación!» Con alegría sacarán ustedes agua de las fuentes de la salvación.

En aquel día se dirá:

«Alaben al Señor, invoquen su nombre; den a conocer entre los pueblos sus obras; proclamen la grandeza de su nombre. Canten salmos al Señor, porque ha hecho maravillas; que esto se dé a conocer en toda la tierra. ¡Canta y grita de alegría, habitante de Sión; realmente es grande, en medio de ti, el Santo de Israel!»


Hoy quiero decirte que no importa lo que estés viviendo, la lucha que estás teniendo, Dios la conoce, confía en Él confía en su nombre y su poder, si todo lo que necesitas es un milagro y sabes que estás obedeciendo la voluntad de Dios entonces tu victoria está asegurada, canta y celebra porque grande es nuestro Dios.


Oremos: Dios mío, te doy gracias por tus cuidados, gracias por las batallas que me has dado, por las que estoy luchando y por las que vendrán, tu palabra me promete la victoria y por eso camino confiado y no temo. Hoy declaro puertas abiertas en mi camino, que donde vaya sea luz y las tinieblas tengan que huir, como dice tu palabra, que con alegría saquemos agua de las fuentes de la salvación, nos alegremos en ti y podamos ir por el mundo contando lo que has hecho a nuestro favor. Eres mi salvación y por eso confiaré y no temeré.

En el nombre de Jesús, amén.