• IVOOX
  • YouTube
  • Facebook
  • Instagram
CAJITASDEPROMESAS con GG.png
  • Conectarte con Dios

Día 10: Conmigo están las riquezas y la honra. La prosperidad y los bienes duraderos. Prov. 8:18

Los proverbios hacen muchas declaraciones sobre los beneficios de la sabiduría; por ejemplo tener larga vida y adquirir riquezas, honra y paz. Si tu no experimentas estas cosas, Significa que tienes poca sabiduría? no necesariamente. Estas declaraciones no son garantías, sino principios generales. En un mundo perfecto, la conducta sabia siempre llevaría a estos beneficios; aún en nuestro mundo torcido vivir con sabiduría generalmente resulta en bendiciones visibles, aunque no siempre. Lamentablemente, el pecado interfiere; y también hay bendiciones que deben esperar hasta que Jesús regrese a establecer su reino eterno. Por lo tanto debemos vivir "Por lo que creemos y no por lo que vemos" (2 Corintios 5:7). Podemos estar seguros que la sabiduría lleva a la bendición.


Este versículo tiene una conexión directa con Mateo 6:33 "Busquen el reino de Dios por encima de todo lo demás y lleven una vida justa, y el les dará todo lo que necesiten; esto significa dar a Dios el primer lugar en nuestra vida, saturar nuestros pensamientos con sus deseos, imitar su carácter, servirlo y obedecerlo en todo. Que es lo más importante para usted? Las personas, los bienes materiales, las metas y otros deseos compiten por ser la prioridad. Cualquiera de estos podría rápidamente convertirse en lo más importante para usted si no decide seriamente darle a Dios el primer lugar en su vida.


Cuando entendamos que tenemos más valor en Dios y que realmente somos administradores y mayordomos de sus bienes, entonces habremos entendido que Él quiere ser nuestra principal necesidad, nuestra principal prioridad y en donde nuestros ojos están puestos. No dejes nunca que algo diferente tome el primer lugar, ni tu, ni tu trabajo, ni tus posesiones, ni siquiera tu esposo o esposa o tu hijos, NADA debe ocupar su lugar, mientras Él sea primero lo demás vendrá por añadidura incluyendo los bienes y las riquezas.


Oremos: Precioso Dios, hoy vengo ante ti con un corazón humilde y arrepentido, reconociendo que soy débil y que algunas cosas a veces ocupan el primer lugar que te corresponde. Por eso hoy te entrego todo lo que tengo, todas mis cargas, todas mis posesiones, todo lo que me rodea, quiero depender de ti y entender que en ti, tengo todo lo que necesito. Toma tu lugar en mi corazón ahora mismo y enséñame a identificar cuando algo quiera ocupar tu lugar, reconozco que tú debes ser lo primero en mi vida. En el nombre de Jesús. Amén