• IVOOX
  • YouTube
  • Facebook
  • Instagram
CAJITASDEPROMESAS con GG.png
  • Conectarte con Dios

Quédate quieto!! En esa situación difícil aprende y deja que Dios se glorifique.



Día 7 Devocional Financiero Dios está al control en las situaciones difíciles y aún en las devastadoras, si lo crees estarás seguro del resultado. Finalmente llega ese momento difícil, cuando te quedas sin trabajo, cuando debes hacer un pago y algo sucedió que no te permitirá cumplir, una estrellada o un desastre que destruye tu carro o una enfermedad que te lleva a la cama… y en ese momento comienzas a buscar tu solución, préstamos a altísimos intereses, tratamientos insoportables, cualquier solución que cambie lo que parece un desastre. Y si Dios quiere que te detengas y no hagas nada? Lo pensaste alguna vez? Si debe pasar lo que pasó para que cambie totalmente el rumbo y supieras el resultado estoy seguro que lo permitirías, pero de eso se trata la fé, la fé es pues la certeza de lo que se espera, la convicción de los que no se vé (Hebreos 11:1) Romanos 8:26-27 dice: Así mismo, en nuestra debilidad el Espíritu acude a ayudarnos. No sabemos qué pedir, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos que no pueden expresarse con palabras. Y Dios, que examina los corazones, sabe cuál es la intención del Espíritu, porque el Espíritu intercede por los creyentes conforme a la voluntad de Dios. Especialmente este último año nos hemos visto enfrentados a muchas situaciones complicadas que no entendemos ni como ni porque y mucho menos como saldremos de allí, pero lo único que hemos podido aprender es que Dios está a cargo y con esas situaciones quiere entrenarnos, desarrollarnos y probar nuestro corazón para ver cuando estés listo y preparado para ejecutar su plan en Ti. Dice en Romanos 8:28: Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito. Te invito a que lo creas, escoge creer que cada circunstancia te trae una oportunidad para ser victorioso a través de Cristo, NO esperes que la solución sea como tu quieres, quizás sea todo lo contrario pero si crees verás la gloria de Dios (Juan 11:40). Oremos: Señor, hasta hoy he luchado por resolver los problemas que tengo por mi mismo y dar la solución que me parece mejor, hoy decido quedarme quieto y escuchar tu voz, muéstrame que debo hacer y cómo es tu plan para arreglar esta situación, sé que tu visión es superior a la mía y por eso sé que saldré victorioso de esto. En el nombre de Jesús. Amén.