• IVOOX
  • YouTube
  • Facebook
  • Instagram
CAJITASDEPROMESAS con GG.png
  • Conectarte con Dios

Deja que Dios tome el control de tu vida



Día 6 Devocional Financiero 

Si pones a Dios como capitán de tu vuelo entonces sabrás que en cada maniobra está ajustando el avión a las condiciones que se presenten. El 24 de marzo de 2.015 el Vuelo 9525 de la aerolínea Germanwings partió del aeropuerto El Prat de la ciudad de Barcelona con 144 pasajeros y 6 tripulantes a bordo con destino final la ciudad de Düsseldorf en Alemania, a cargo de la aeronave el capitán Patrick Sondenheime (Q.E.P.D) y el copiloto Andreas Lubitz (Q.E.P.D), según las investigaciones reveladas en una acción premeditada y fríamente calculada Lubitz que sufría de depresiones puso un diurético en el café del capitán para obligarlo a ir al baño, luego cuando el salió cerró la puerta, tomó el control del vuelo y estrelló el avión terminando con la vida de 150 personas. Hoy quiero invitarte a que pienses como nosotros aprendimos a ser pilotos de nuestro propio avión, a virar cuando el viento nos obliga, a ajustar la altura para no estrellarnos, a pedir pista donde queremos aterrizar y alejarnos de los lugares donde no queremos aterrizar, sin embargo debemos aprender que existe un piloto que podría llevar ese avión mejor que nosotros mismos y ese es Dios, pero debemos confiar que él sabe lo que está haciendo y que cuando mueva el avión en una dirección específica es porque tiene claro su resultado. Recordemos que Dios es un caballero que respeta nuestro libre albedrío, si no quieres que el pilotee no lo hará y si decides tomar tú el control, te lo entregará. Sabrás que Dios está al mando cuando, sabiendo el destino al que llegarás, veas como todo se alinea a ese destino y el avión va avanzando cada día, pero indiscutiblemente necesitas Fe y confiar en que aunque no veas nada el capitán sabe por dónde debe pasar. Daniel 4:34-35 dice: Pasado ese tiempo yo, Nabucodonosor, elevé los ojos al cielo, y recobré el juicio. Entonces alabé al Altísimo; honré y glorifiqué al que vive para siempre: Su dominio es eterno; su reino permanece para siempre. Ninguno de los pueblos de la tierra merece ser tomado en cuenta. Dios hace lo que quiere con los poderes celestiales y con los pueblos de la tierra. No hay quien se oponga a su poder ni quien le pida cuentas de sus actos. Si le quitaste el mando a Dios, “recobra juicio” y regrésalo, él está atento una vez más.

Oremos: Señor, se que he decido tomar el control de mi vida muchas veces y siempre algo ha salido mal, permíteme entender claramente lo que debo hacer para entregarte el control y dame fuerza para obedecerte aunque sea difícil, quiero que seas tú mi capitán. En el nombre de Jesús. Amén