• IVOOX
  • YouTube
  • Facebook
  • Instagram
CAJITASDEPROMESAS con GG.png
  • Conectarte con Dios

Aprende a ser confiable con las posesiones de Dios



Día 5 Devocional Financiero: Vale la pena repetirlo, TODO, TODO cuanto existe es de Dios y tú eres su mayordomo!💫 El devocional anterior vimos el enfoque que debemos dar a las posesiones y como deberíamos percibir nosotros la mayordomía, 📖Levítico 25:23 dice: La tierra no se venderá a perpetuidad, porque la tierra es mía y ustedes no son aquí más que forasteros y huéspedes y eso nos lleva a que hoy reconozcamos su soberanía sobre todo lo que existe. Remontándonos al arca de Noé, en los capítulos del 6 al 9 del libro de Génesis se habla sobre todo éste evento y de allí podemos deducir que ésta fue la primera vez que un hombre sobre la faz de la tierra tuvo en su poder todo cuanto había, el arca, los animales, personas a su cargo; luego cuando el diluvio acabó tenía que tomar la decisión adecuada de hacer la voluntad de Dios, acatar las órdenes que Dios le había dado, devolverle los animales y las demás pertenencias. 😣No creo que hubiese sido muy sencillo pues en ese momento los animales eran de gran valor, así es que debía pensarlo dos veces. . Imaginas que tan confiable fue Noé para Dios, le confió su creación!!! Nada más y ni nada menos; esto nos lleva a pensar en lo que debemos hacer para administrar TODO como una posesión de nuestro padre, tener cuidado con la naturaleza y cuanto en la tierra vemos, no sólo las cosas que nos interesan, sino TODO lo que le interesa a Dios. 📖En Hageo 2:8 Mía es la plata, y mío es el oro —afirma el Señor Todopoderoso— así es que aprende a ser confiable para Dios y el te confiará lo que le pertenece para tu administración. Oremos: Amado Dios, hoy nuevamente reconozco que eres SEÑOR, que todo lo que existe es tuyo, entréname Señor, fórmame y muéstrame como debo hacerlo y como debo hacerlo bien, cuando esté listo confíame una parte de lo que te pertenece y permíteme demostrarte que seré un siervo fiel que multiplicaré lo que pongas en mis manos, en el nombre de Jesús. Amén.